Canvas

En Jerónimo Maya la pintura se manifiesta en su prístina y primigenia esencia, en su metafórica razón de ser. En su obra, las cualidades y calidades tonales, los valores de las manchas cromáticas y la leve y fluida materia pictórica se alian a un oculto sentido de la composición, a la estructura interna del lienzo o del soporte sobre el cual transmite sus intenciones artísticas. Jerónimo Maya, al placer de pintar sabe unir el mundo de sus ensoñaciones y las vivencias propias de un artista de nuestro tiempo. Su obra, que muestra una insaciable nece­sidad de expresión plástica, una decidida voluntad de insistir sobre la indagación de los principios que constituyen la identidad más pro­funda del hecho artístico, es la de un pintor abstracto sensible, sólo atento a su propia experiencia creadora.